Hablando claro

Las lecciones de Tlahuelilpan

Rocío Tirado

Las lecciones de Tlahuelilpan

Desastres

Marzo 04, 2019 00:55 hrs.
Desastres Estados › México Hidalgo
Rocío Tirado › Emmanuel Ameth Noticias

1,069 vistas

Con el arranque del 2019 comenzó la estrategia en contra del robo de hidrocarburo en todo el país; enero será recordado como un mes caótico, por el desabasto que se generó al tomar la decisión de cerrar los 17 mil kilómetros de ductos por los que se distribuía el combustible a lo largo y ancho de nuestro país.

En Hidalgo específicamente, la tragedia vivida en Tlahuelilpan el 18 de enero, será una herida que tardará muchos años en cerrarse.

Desafortunadamente a raíz de la explosión del ducto de Pemex en San Primitivo, también explotó a nivel nacional una realidad que las autoridades locales y estatales, trataban de evadir por todos los medios posibles.



El Gobernador de Hidalgo Omar Fayad Meneses, ha insistido que en los últimos meses del 2018, su gobierno destinó recursos para el combate al robo de combustible en la zona sur de Hidalgo.

Es cierto que desde noviembre de 2018, los hoteles de Tula se llenaron de elementos de la policía federal, estatal, municipal y de la Gendarmería, los cuales han montado operativos para ubicar a los huachicoleros.

Pero también es cierto que los “operativos” están dirigidos específicamente a detener camionetas y autos en los que se transporta la gasolina robada.

El problema de la venta indiscriminada de huachicol, se convirtió en una práctica abierta y sin mayor empacho, a raíz del gasolinazo, recordemos que en Tula se vivieron momentos de tensión cuando vandalizaron la tienda Coppel los primeros días de enero de 2016.

Mientras se liberaban los precios de las gasolinas, era muy común escuchar a las personas decir “prefiero comprar gasolina robada barata, que comprarle al gobierno, a fin de cuentas, ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón”.

Y así poco a poco, un delito tan grave como el robo de combustible se fue convirtiendo en una práctica aceptada y hasta avalada por las buenas conciencias, que según ellas estaban haciéndose justicia por propia mano.

En los últimos años en la región sur de Hidalgo se han incrementado los homicidios, de manera alarmante, y los derrames de gasolina y gas LP a raíz de las tomas clandestinas, son parte de las noticias de todos los días.

Hasta el día en el que escribo estas líneas, no se ha sabido de un gran operativo para atacar directamente las comunidades en las que se sabe desde hace varios años, se practica descaradamente el robo de hidrocarburo.

Los que vivimos en la zona de Hidalgo, esperamos que el Estado con toda su fuerza coordinada demuestre su compromiso real en contra del robo de hidrocarburo, y que no sigan perdiendo el tiempo haciendo como que hacen, y en el fondo no hacen nada.

En honor a los muertos de San Primitivo Tlahuelilpan, el combate a este delito debe ser frontal, decidido y efectivo, usando la información que de seguro tienen las presidencias municipales, las autoridades estatales y lo que ha investigado la autoridad federal en la zona. La simulación ya no es una opción, ni para los ciudadanos, ni para los diversos niveles de autoridad.

De manera paralela urge que en Hidalgo se trabaje en un plan para generar empleos bien remunerados para los miles de personas que dependen de la “industria” del huachicol, muchos de los cuales han optado por colaborar con ese delito, a raíz de la falta de oportunidades de trabajo.

Agradezco a la oportunidad de colaborar en este prestigiado medio de comunicación. Síganme en mis redes sociales, me encuentran en Facebook, Twitter e Instagram como Rocío Tirado.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.