La Hoguera

Rechinan los dientes de impotencia en el PRIAN

Emmanuel Ameth

Rechinan los dientes de impotencia en el PRIAN

Política

Enero 14, 2019 02:21 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

2,997 vistas

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es un tipo obsesionado por cumplir, quiere su nombre escrito en los anales de la historia, no le interesa el dinero y eso lo hace incomprensible e inalcanzable para el PRIAN.


Pero también es perverso.

Pudo atacar el huachicol con igual eficacia, de forma gradual, y reducirlo -al mínimo- en 2 años sin que se notase afectación alguna.

Sin embargo, jugó parte de su popularidad en cortarlo de raíz -la cuota que tiene le permite hacer eso y más-. El huachicol creció exponencialmente con el PRIAN, es la más importante de sus cajas chicas y para ellos el dinero que les deja es factor de supervivencia; como se mostró en las elecciones, en el PRIAN no saben convencer y están limitados a inyectarle dinero a los comicios para competir mediante sus estructuras clientelares -así funcionan-.

AMLO piensa en el bien de sus gobernados, sí, porque quiere ser histórico, no perseguido ni señalado como los expesidentes actuales, pero con esa misma energía quiere desaparecer a las sanguijuelas (su justificación es que si acabas con las cucarachas es más sencillo hacer un cambio).

Por eso los quiere dejar sin dinero desde ahora y por eso el #PRIAN está desesperado.

Lo quisieron desaforar, y no pudieron. Ganó una vez, y le hicieron fraude; ganó la segunda -menos holgado- volvieron a hacerle fraude y hasta lo dieron por muerto. Le arrebataron el partido y creó otro. Una tercera vez ganó con tal holgura que era imposible ocupar nuevamente sus trampas y ahora buscan sabotearlo.

En campaña recorrió más municipios que el resto de los candidatos juntos, quienes dependían del dinero y estructura de sus partidos a nivel local en tanto aún sin estructura, su mera presencia salvó todos los eventos locales mal organizados, pues se hizo una "marca" de su figura.

Como presidente, siendo de la tercera edad, se levanta antes que todos sus adversarios y tiene reuniones matutinas con sus allegados antes de siquiera recibir toda la atención de la prensa. Por supuesto tiene defectos y no son pocos -precisamente porque quiere ser un "héroe nacional" a costa de lo que sea-, pero para el PRIAN es un enemigo implacable que siempre trataron de minimizar pero que a este paso, los va a reducir a la nada sólo en su periodo.

Me toca ver al primer presidente con buenas intenciones pero cuyas ejecuciones merecen análisis más profundos: no es que no estén controladas sino que transita por caminos contundentes para exterminar a su competencia -hasta un inepto como EPN sorteaba mejor temas como incluso duplicar la deuda y vender los recursos nacionales-.

AMLO es perverso y un viejo lobo de mar que pega donde más duele; para muestra, la forma en la que también se apropió del legislativo, pues de no ser por los representantes proporcionales, el PRIAN, junto, no representaría apenas una cuarta parte del total. Su victoria fue brutal al grado de que cualquier impresentable de Morena -que los hay y muchos- la llevaba ganada incluso si se quedaba sentado -y así lo entendieron no pocos-.

Hoy puede tomar decisiones fuertes, con afectaciones directas y palpables hacia los ciudadanos y aunque por él votaron ’solamente el 53% de los electores’, la aprobación de su combate al huachuicoleo supera el 73%.

Se puede dar el lujo de arriesgar una parte de su cuota política para arrebatar desde ya un financiamiento medular para el PRIAN. Ese es AMLO, no sólo imbatible sino perverso, la peor combinación para los vividores que hoy rechinan los dientes de impotencia.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


RevistaLideresPoliticos