SOMOS MANIPULADOS Y NO LO SABEMOS

Stephany Lavalle

SOMOS MANIPULADOS Y NO LO SABEMOS

Economía

Enero 17, 2019 21:32 hrs.
Economía Internacional › México
Stephany Lavalle › Líderes Políticos

504 vistas

’Si puedes controlar la información, puedes controlar a la gente’
Tom Clancy

¿Alguna vez te has sentido manipulado?

Si tú respuesta es no, existen dos posibles premisas, no eres consciente de dicha manipulación o eres un sujeto realmente racional y consiente del entorno que lo rodea, lamentablemente la mayoría nos ubicamos en la primera premisa.
Constantemente nuestras decisiones están impulsadas por las manipulaciones que ejercen factores externos a nosotros, sobre todos en el ámbito del consumo, actualmente estamos sobrepasados por la tecnología, la cual cada día intenta influenciar nuestros hábitos de consumo, sin embargo no solo influyen en eso, sino también en nuestra forma de desarrollo en la sociedad.
En teoría los consumidores somos agentes racionales que cuentan con toda la información correspondiente y eligen mediante a ello, (partiendo del supuesto que la información con la que se cuenta es real), sin embargo en la practica la historia es diferente. El mundo actual nos bombardea de diversa información en un instante, aunado a la elección a través de la emoción en lugar de la razón, dado esto es muy fácil manipular la forma de consumo de una nación completa, prueba de ello es el caso de China cuando empezó a circular supuestos estudios en donde determinaban que las personas con baja educación y nivel cultural son las que elegían consumir productos de Apple para dar la impresión de que tenían dinero y en cambio las personas con alto nivel de estudios preferían los productos de Xioami y Huawei, dentro de una sociedad la mayoría de las personas no quieren ser catalogadas como ignorantes, por lo que la sociedad China dejo de consumir los productos de Apple
El resultado de difundir estos estudios ocasiono que los consumidores tomarán una decisión de compra conforme a la información que se difundió en el país, el trasfondo de que se propagara esos datos fue para desacelerar el mercado de Apple dentro del país asiático, como respuesta a la guerra comercial implementada por el presidente Donald Trump hacia el mercado Chino, cuestión que ha ocasionado pérdidas multimillonarias para la empresa estadounidense, ya que China era uno de sus mayores consumidores.
Lo anterior es un claro ejemplo de que la información que se difunde en los medios no siempre es fidedigna y en su gran mayoría responde a grandes intereses económicos, del cual los consumidores ignoramos.
El escenario se potencia cuando existen crisis, ya sean de tipo económico, político o social, debido a que la psique humana se deja llevar por lógica social en turno, que normalmente ante el caos suele ser irracional, los grandes intereses circulan información falsa ’Fake News’ para encausar la opinión y acción pública en cierto sentido que beneficia sus intereses.
México acaba de atravesar una situación semejante derivado de la implementación de una Política contra el robo de hidrocarburos, por la naturaleza del problema, se tomaron medidas abruptas (si alguien te está robando en tú negocio no le vas avisar que lo quieres agarrar con las manos en la masa), al implementar dichas medidas no se hizo esperar la ola de desinformación que invadieron los medios digitales, el consumidor con la información que tenía en el momento, toma la decisión de abastecerse de gasolina como normalmente no consume, si esta acción la multiplicamos por cada uno de los consumidores, generamos una demanda potenciada de un producto de primera necesidad, ello trae como resultado un desabasto en las gasolineras en cuestión de minutos. Es sencillo demostrar que el uso de la información en términos económicos, políticos y sociales es vital, el mal empleo de esta puede generar una crisis en cuestión de minutos.

Mis queridos lectores si no quieren ser parte de la ola de la irracionalidad que sirve a los grandes intereses económicos, tenemos que ser críticos de la información que nos llega, y lo más importante no tomar decisiones con base a la emotividad si no por el contrario, a través de la razón.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


RevistaLideresPoliticos