En Acaxochitlán familia de taladores devasta bosque de Zacacuautla solapada por PROFEPA


"Los Negros", grupo de taladores clandestinos

En Acaxochitlán familia de taladores devasta bosque de Zacacuautla solapada por PROFEPA

Desastres

Enero 04, 2020 17:17 hrs.
Desastres Estados › México Hidalgo
Juan Ricardo Montoya › Líderes Políticos

2,673 vistas

En Acaxochitlán familia de taladores devasta bosque de Zacacuautla solapada por PROFEPA.

Juan Ricardo Montoya

Gozando de protección e impunidad tanto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la policía municipal de Acaxochitlán
"Los Negros", grupo de taladores clandestinos al servicio de la familia Canales Templos devastan con total impunidad 55 hectáreas de la zona boscosa del poblado de Zacacuautla.

Esto desde hace veinte años denunció la asociación ecologista Kuautlali A.C.

De acuerdo a los activistas de esa organización en el año 2000 la familia de ricos caciques de la región Canales Templos comenzaron la explotación de un terreno de 55 hectáreas del bosque del que extraen pino, oyamel y cedro valiéndose de una escritura que aseguran es falsa y que los acredita como supuestos dueños.


De forma inexplicable, en aquella época PROFEPA les autorizo explotar la madera por un lapso de 10 años.

Aunque la ley los obliga a reforestar los lugares donde se hace la tala, esto no ha ocurrido.

No obstante los activistas aseguran que el predio no es propiedad de esa familia ya que los dueños legítimos son los Gómez García, quienes hace diez años iniciaron un litigio por la posesión del predio ante el Juez primero de lo civil y familiar con número de expediente 1240/2010 en Tulancingo, Hidalgo y el cual se encuentra estancado.

Tras varios años de lucha, en 2013 los pobladores de Zacacuautla lograron que las autoridades federales revocaran los permisos de explotación de la madera a la familia Canales Templos, lo que de poco sirvió porque la tala sigue sin cesar.

De acuerdo a los pobladores, todos los días incluyendo fines de semana, brigadas de entre 15 o 20 taladores provenientes de Puebla, conocidos como “Los Negros”, armados con dos o tres motosierras, llegan al bosque y comienzan la tala de arboles, principalmente de cedros rojos, oyameles y pinos. Según Filiberta Nevado, activista y vecina de Zacacuautla “Los Negros” derriban arboles cuyas edades fluctúan entre los 200 y 300 años “en tan sólo 15 minutos”.

“Los Negros”, quienes además portan armas de fuego para amedrentar a quienes pretenden evitar la tala son conocidos delincuentes que de acuerdo a los pobladores de Zacacuautla están al servicio de los Canales Templos.

En un comunicado fechado el pasado mes de diciembre, la asociación ecologista Kuautlali A.C. hizo un llamado alerta sobre la creciente tala en la región. Según la agrupación “desde el 2018 y 2019 la tala clandestina está fuera de control. Es escandaloso y sumamente doloroso ya que al menos se talan 20 o 30 árboles por día tan solo en el monte del manantial. Además, se suma lo que talan en otros montes. El impacto en nuestro pueblo es fatal, nuestro monte, sus especies, nuestra agua, todo está siendo devastado y es un verdadero desastre ecológico”.

Señalaron que pese a las denuncias que hacen a las autoridades municipales sobre la presencia de los taladores, estos gozan de la protección de policías municipales de Acaxochitlán.

“Es común ver pasar camionetas cargadas de madera ilegal y a una patrulla de policía municipal que le sigue un poco más adelante o un poco más atrás. Si algún vecino hace una denuncia, vienen, se acercan al lugar en donde están talando, pero no entran ni los molestan.

Pareciera que más bien los protegen. Al pedir información sobre la denuncia, la respuesta siempre es que fue una falsa alarma y que cuando revisaron no había nada. En varias ocasiones, hemos insistido en la denuncia y les exigimos que regresemos al lugar, con todo y el riesgo que esto representa para nosotros. Al llegar, siempre encontramos veinte o treinta árboles derribados, seccionados en trozos de 2.50 metros ya listos para ser cargados. Se ven obligados a recoger la madera y ponerla a disposición de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)”.

“Al hacer la entrega a Profepa resulta que los policías entregan menos de la mitad de lo que habíamos encontrado. Creemos que el acuerdo que tienen con los taladores consiste en dejarlos llevarse una parte y entregan otra más pequeña a las autoridades. Ya estamos cansados de que ninguna autoridad haga nada a pesar de las múltiples denuncias que hacemos”.

A lo largo de casi 20 años de lucha por proteger el bosque que se encuentra en los cerros que abastece de agua potable al poblado, ningún integrante de la familia Canales Templos ha sido llamado a comparecer ante las autoridades. En contraste, los activistas han sufrido detenciones y se les han iniciado innumerables carpetas de investigación.

Lo peor, fue el asesinato del activista Samuel Cruz Hernández ocurrida en septiembre del 2004 en las puertas de su casa localizada cerca del bosque .

los activistas de Kuautlali A.C. tras señalar que Zacacuautla tiene cerca de 2 mil habitantes, denunciaron que de forma inexplicable, la Profepa autorizó la operación de seis aserraderos.

Además hay otros muchos más que operan de manera clandestina y que al momento de ser clausurados por la Profepa, por la falta de vigilancia de los inspectores de la dependencia, los propietarios rompen los sellos y reanudan sus actividades.

Bajo este contexto Kuautlali A.C. advirtió que de seguir esta situación el bosque será devastado en pocos años.

“Es bien sabido que, si no hay monte, no tendremos agua ni para nosotros ni para las generaciones que vienen”, señaló Kuautlali A.C. en su comunicado en el que se exige la intervención de las autoridades de los tres niveles de gobierno para acabar de manera eficaz con la tala.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.