UNTA Hidalgo, en pie de lucha por autosuficiencia alimentaria: Martha López Ríos - Martha López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en el estado de Hidalgo - Pachuca - liderespoliticos.com.mx

UNTA Hidalgo, en pie de lucha por autosuficiencia alimentaria: Martha López Ríos


Martha López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en el estado de Hidalgo

UNTA Hidalgo, en pie de lucha por autosuficiencia alimentaria: Martha López Ríos

Política

Marzo 22, 2021 11:36 hrs.
Política Nacional › México Hidalgo
Ricardo Montoya › Líderes Políticos

664 vistas

UNTA Hidalgo, en pie de lucha por autosuficiencia alimentaria.

Por: Juan Ricardo Montoya

La autosuficiencia alimentaria del estado de Hidalgo y el resto del país es un tema de seguridad nacional que ha sido excluido de la llamada Cuarta Transformación, la cual al llegar al poder en lugar de crear las condiciones para desarrollar al campo le recortaron recursos, lo que mantiene a la actividad agrícola prácticamente paralizada por lo que las agrupaciones campesinas tienen la obligación de seguir en pie de lucha dijo Martha López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) en el estado de Hidalgo.

Esto durante su asamblea anual de evaluación del trabajo de gestión a favor de los campesinos de la entidad realizada el pasado 11 de marzo en Pachuca con todas las medidas de sanidad recomendadas por las autoridades de salud para evitar un posible contagio de Covid-19.


Durante la reunión a la que asistieron 27 de los 53 municipios en los que tiene presencia la UNTA, Martha López Ríos refrendó el compromiso de la organización para seguir en pie de lucha en favor de las reivindicaciones tanto del sector campesino como del popular.
En su discurso dijo que pese a los recortes presupuestales al campo que ha emprendido el gobierno federal, la UNTA en Hidalgo mantendrá su postura de exigir que el campo sea tomado como un asunto primordial para el desarrollo de la entidad.

“Al igual que las vacunas contra el Covid-19, la autosuficiencia alimentaria es un asunto de seguridad nacional, de verdadera independencia social y política del país.
Explicó que desde el cardenismo hasta los años 70 el impulso que dio el gobierno a favor del desarrollo del sector primario exportador propició un crecimiento de la economía del país que alcanzó hasta el 5 o 6% anual, lo que fue calificado como “El Milagro Mexicano”.

No obstante, tras la llegada de los gobiernos llamados neoliberales, “dedicados a vender el patrimonio nacional y a recortar el presupuesto al campo, así como abrir el mercado de los alimentos a productos extranjeros”, empezó la debacle de la economía nacional “al vernos forzados a comprar alimentos y hasta energéticos al extranjero”.

López Ríos dijo que tras la llegada de la llamada Cuarta Transformación, sigue la dependencia alimenticia con otros países por un mal planeado recorte al campo.

Por ello Martha López Ríos tras destacar que, desde hace más de 15 años, la UNTA se ha convertido en el principal referente histórico de la lucha agraria en el estado de Hidalgo, “seguiremos movilizándonos, y manifestando para que los campesinos tengan justicia y sean tomados en cuenta en las principales decisiones de gobierno como lo quería Emiliano Zapata”.

Sobre el movimiento feminista, López Ríos dejó en claro que ella buscará desde diversas trincheras, incluso la legislativa, el que la erradicación de la violencia de género y la Ley Olimpia se cumplan, y no que queden en letra muerta en el Código Penal de Hidalgo.

Durante el encuentro de Martha López Ríos con sus dirigentes municipales asistieron a la reunión Narda Rodríguez Rueda, dirigente de la UNTA en Huasca; Albina Cazarez Martínez, de Cuautepec; Gladys Ochoa Herrera de Metepec; María del Carmen Juárez Ramírez y Marco Antonio Hernández de Xochicoatlán; Claudia Olvera Durazno de Tecozautla; Cecilia Figueroa Pascual de Mineral del Monte, Eustilia Tolentino, Alejandro Pérez Morales del Cardonal, Guadalupe Morales de Ajacuba, Álvaro Jacobo Mesa de Tepeapulco, Marcelo Gómez Santos de San Agustín Tlaxiaca, Rubí López Molina de El Arenal, Minerva López Molina, Gabriel Martínez López de San Salvador, Luis Antonio Cuellar Cruz de Apan, Mirella Custillo Rangel de Pachuca, Adán Pérez Chávez de Tlahuiltepa, Carlos Garnica Lugo de Actopan, Omar Cervantes Reyes de Mineral de la Reforma, Sandra Reyes Noguez de Mineral del Chico, Antonia Lara Hernández de Jaltocan, Nicolas Antonio Hernández de Huejutla, Aurelio Bazán Vázquez de Atotonilco, Eufracia Ostria Ortega de Zempoala, Rosalio Gómez Santiago de Santiago de Anaya, Gladys Osorio Cuellar de Epazoyucan, Humberto Areyano Rubio de Tetepango, Noé Ortiz Licona de Omitlán, Mónica Escalante de Tolcayuca, Cenobia Pérez Dagui de Ixmiquilpan.

Además, en el evento estuvo presente el equipo jurídico de la UNTA la cual se encarga de tratar asuntos jurídicos agrarios en beneficio de los campesinos, entre ellos están los Mtros. Manuel Canales Pérez y Cuauhtémoc Álvarez de la Cruz, así como los licenciados en derecho Alejandro Pérez Morales, Sem Noe Ortiz Licona, Carlos Garnica Lugo, Gabriel Martínez López, Aurelio Bazán Vázquez, Nicolas Antonio Hernández, Gladys Osorio Cuellar.

ANTECEDENTES HISTORICOS
El 28 de agosto de 1978 germina la semilla de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), sembrada tras una intensa lucha por el campo de indígenas y campesinos en el territorio nacional, por el Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

El nacimiento de la organización se basa en un concepto clasista de trabajo rural. Arrebata las tierras a caciques locales en diversos estados.
Gracias a la lucha de la UNTA por garantizar un precio justo en el precio del café en Veracruz y Chiapas se logró que el gobierno federal creará Inmecafé ; por el del tabaco producido en Nayarit y Veracruz se logró el establecimiento de Tabamex y del barbasco de los estados de Oaxaca y Veracruz cuyo resultado fue el nacimiento de Proquivemex.

La creación de esas 3 paraestatales Tabamex, Proquivemex e Inmecafé son cien por ciento producto de la lucha de la UNTA.

Diálogos iniciales

Juan José Rodríguez, de San Luis Potosí, Domingo Esquivel, un viejo luchador social de la Comarca Lagunera, Alejandro López, de Puebla, y Álvaro López Ríos, de Guanajuato, en conjunto con una ex camada de guerrilleros de Guerrero y cafeticultores de Chiapas, encabezaron las primeras discusiones internas.

“Constituimos la UNTA, en el seno del PST, con el anhelo de liquidar el latifundio y convertirlo en propiedad social en manos de los trabajadores agrícolas; para combatir la estructura caciquil que oprimía a pueblos y comunidades; para organizar a los agricultores por ramas de producción y crear sindicatos de jornaleros agrícolas para defender sus derechos y lograr la protección social”, asienta Álvaro López Ríos, quien desde su etapa estudiantil ha luchado con los campesinos e indígenas.

El potosino Juan Manuel Rodríguez, el poblano, Domingo Esquivel, de la Comarca Lagunera y Jorge Amador Amador, de Jalisco, encabezaron el Primer Comité Ejecutivo.

El primer Secretario General de la UNTA en 1978 fue Ricardo Gobela; le sucedió Raúl López quien primeramente había sido dirigente en Puebla;luego Juan Manuel Rodríguez tras una efímera gestión de Domingo Esquivel.
Posteriormente llegó a la dirigencia nacional de la organización Jorge Amador, exdirigente en Jalisco del Partido Socialista de los Trabajadores.

Junto con el, se integró como Secretario de Gestión del Comité Ejecutivo Nacional de la UNTA Raúl Espinoza Morales, quien ya antes había sido líder estatal de la agrupación en Jalisco.

Martha López Ríos junto con Raúl Espinoza lograron que la UNTA en el estado de Hidalgo se convirtiera en la organización campesina más importante de la entidad.

Tras la dirigencia de Jorge Amador Amador en 1988 es electo como Secretario General Álvaro López Ríos quien hasta la fecha sigue en el cargo. Todos quienes han estado al frente de los órganos de dirección de la UNTA se han carácterizado por luchar en contra del caciquismo y a sus aliados en los gobiernos estatales.

En 1985, en la organización la disciplina se ha había relajado, “en lugar de continuar la trayectoria de una organización combativa y movilizada para luchar contra las injusticias, se había burocratizado, privilegiaba las negociaciones con el gobierno, lo que empezó a generar síntomas de decaimiento y debilidad”, refiere López Ríos.

Por ello, ese año el comité central del partido pidió a Álvaro López volver a impulsar a la UNTA, por lo que se incorpora a la dirigencia de la organización. Para ello, inició un recorrido por el país con el fin de tomar nota de las necesidades y conflictos de la estructura de la organización.

Su periplo por los estados derivó en la constitución de un aparato de delegados, con liderazgos estatales y regionales, con quienes inició nuevamente movilizaciones en carreteras y oficinas gubernamentales para que atendieran los conflictos agrarios y los asuntos de carácter productivo.

Desprendimiento de la UNTA del PST

En 1987, la postura de la dirección del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) de cambiar el nombre al partido -que posteriormente tomó el nombre de Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN)- no fue compartida por todos sus integrantes, por lo que ese instituto político se dividió. Lo mismo ocurrió con la UNTA. Quienes determinaron continuar bajo el liderazgo de Álvaro López Ríos acordaron iniciar un proceso de plena autonomía de los partidos políticos, las iglesias y el Estado, y continuar como un instrumento de organización y de lucha social al servicio de sus agremiados, con una ideología de izquierda socialista.

También determinaron pelear por las siglas de la organización. Entre 1987 y 1988 dos grupos las ostentaron.

Es en el contexto de la sucesión presidencial en 1988, cuando ambas fuerzas apoyaban a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que el PFCRN acuerda constituir su propia organización campesina llamada Central Campesina Cardenista (CCC).

La instalación del gobierno neoliberal al inicio de la década de los ochenta; las modificaciones al artículo 27 constitucional (1994), con una visión contraria a los intereses populares y nacionales; la apertura comercial indiscriminada con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), motivan la continuación de la lucha agraria y productiva.

La organización detona la constitución de sociedades cooperativas, sociedades de solidaridad social (SSS), sociedades de producción rural, unidades agrícolas e industriales para las mujeres, sociedades de ahorro y financiamiento, en el país.

Por su tradición combativa y búsqueda de acción unitaria con organizaciones hermanas, en 1988 participa en la conformación del Convenio de Acción y Unidad Campesina (CAUC); en 1989, en la fundación del Congreso Agrario Permanente (CAP); en 1990, en el Consejo de Organizaciones Agrarias (COA); en 1991, en el Movimiento Nacional de Resistencia Campesina (Monarca), y en 2013, en el Frente Auténtico del Campo (FAC).

En el trayecto de sus 43 años de lucha, mil 262 campesinos e indígenas de la UNTA fueron asesinados; cientos de miles golpeados, secuestrados, encarcelados, desaparecidos. “La congruencia nos permitió echar raíces profundas del proyecto que quiere ser fiel a la representación de indígenas y campesinos frente al gobierno y a los poderosos”, apunta López Ríos.

La UNTA está en la ruta de organizar para producir, para generar proyectos productivos, crear empleo, para exportar; sigue sembrando miles de proyectos productivos para hombres y mujeres. Está a punto de llegar a un millón de agremiados; la oficina en la Ciudad de México es de enlace; los cuarteles están en cada uno de los estados, allí están los dirigentes, los equipos técnicos y la fuerza de la organización. “Somos una locomotora…”

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.